Óptica Villena está dedicada al cuidado de la tu salud visual y auditiva, garantizando el servicio más profesional, los últimos avances tecnológicos, una amplia gama de productos, novedades en diseño y asesoramiento estético, la máxima confortabilidad, una atención totalmente personalizada, todas les garantías, precios muy atractivos y las mejores soluciones de pago.

          

óptica villena

BAJA VISIÓN

La desconocida Baja visión

La mayoría de nosotros hemos escuchado hablar muchas veces de la ceguera, pero existe una condición que pocos conocerán, la Baja Visión.

Se trata de una condición visual que sufre una persona con una disminución importante de su visión, en la que utilizando una corrección adecuada como pueden ser las gafas, las lentes de contacto o incluso tratamientos médicos, no mejora su calidad de visión, dificultando la vida diaria de la persona afectada.

Se considera que una persona padece de Baja Visión en el momento en el que, con la mejor corrección óptica, la visión del mejor ojo es menor o igual que el 30% (0.3 AV) o en su defecto un campo visual inferior a los 20°.

Dicha pérdida de visión suele tener un origen patológico en que se ve afectado el nervio óptico o la retina, las patologías más comunes son la Degeneración macular asociada a la edad (DMAE), la Retinosis Pigmentaria, la Retinopatía Diabética o el Glaucoma, en función de área afectada hay perdida visual central o en la periferia. En algunas patologías el factor genético tiene un papel muy importante, porque pueden ser hereditarias. Hay otros casos en los que puede ser debido a un accidente en el que la persona sufre un traumatismo y la pérdida visual se da de repente.

¿Qué ayudas existen?

El profesional especialista en Baja Visión es el Óptico optometrista, ya que es quien evalúa qué ayuda óptica puede potenciar la visión que tiene y así mejorar su día a día. Existen diferentes tipos de ayudas:

  • Ópticas: Lentes que magnifiquen la imagen, telescopios para mejorar la visión lejana, o telescopios invertidos que hacen la imagen más pequeña y así se amplía el campo visual, filtros selectivos para mejorar el contraste, lupas que agranden el tamaño de los objetos, microscopios en forma de gafas que ayudan a facilitar la visión cercana aumentando la imagen y el telemicroscopio que permite ver en visión cercana, pero a una distancia mayor que un microscopio.
  • Electrónicas: las nuevas tecnologías permiten a los que padecen de Baja visión acceder a información a través de pantallas con una ampliación de caracteres, cambio de tamaño en las letras y diferentes colores de fondo que ayudan a aumentar el contraste facilitando la lectura y la escritura.
  • No ópticas: buena iluminación, atriles, acercamiento de los objetos.

¿Qué puede hacer el optometrista?

Como especialista en Baja Visión, el optometrista realizará las siguientes pruebas para un buen proceso de adaptación con las ayudas ópticas:

  • Valorar cuál es la máxima visión que se pueda aprovechar.
  • La prescripción de las ayudas que mejor se adapten al paciente según sus necesidades y limitaciones visuales.
  • Realizar ejercicios con la persona para enseñarle a usar las ayudas ópticas y poder sacar el máximo partido al lo que le queda de visión.
  • Realizar programas para mejorar las habilidades de su día a día para que se pueda desenvolver de manera autónoma en diferentes ambientes.

En la mayoría de los casos, también es importante la presencia de un Psicólogo, sobre todo cuando el problema aparece de forma inesperada; para ayudar a la persona a adaptarse a la nueva situación ya que esta conlleva mucho estrés, por los cambios drásticos que supone la pérdida de visión en el ámbito personal y profesional.

Sin comentarios

Añadir un comentario